¿QUIENES INGRESAN A LAS UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS (UCIS)?

Los cuidados intensivos generalmente sólo se ofrecen a los pacientes cuya condición sea potencialmente reversible y que tengan posibilidad de sobrevivir con la ayuda de los cuidados intensivos. Puesto que los enfermos críticos están cerca de la muerte, el resultado de ésta intervención es difícil de predecir. En consecuencia, mueren todavía muchos pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos, entre el 11 al  25% de pacientes que ingresan fallecen inevitablemente a pesar de los esfuerzos establecidos. Un requisito previo a la admisión en una unidad de cuidados intensivos es que la condición subyacente pueda ser superada. Por lo tanto, el tratamiento intensivo sólo se utiliza para ganar tiempo con el fin de que la aflicción aguda pueda ser resuelta.

Ingresan a los Servicios o Unidades de Cuidados Intensivos pacientes graves provenientes:

a- Del Servicio de Emergencia y que luego de un periodo de estabilización inicial  definido por la Norma Técnica de Funcionamiento de Servicios de Emergencia a nivel nacional debe pasar al Servicio de Cuidados Intensivos en sus diferentes unidades  para una atención altamente especializada

b- De los Servicios de Medicina, Cirugia, Sala de Operaciones, Recuperación anestésica, Traumatología, Ginecoobstetricia u otros en los cuales mediante interconsulta médica generada por el Servicio de origen, el médico intensivista especialista en la atención del paciente crítico determina que paciente es una prioridad para ingreso a la UCI

¿Qué es una UCI cerrada?

La gestión de pacientes en cuidados intensivos difiere significativamente entre países. En dónde la Medicina intensiva es una especialidad bien establecida, las UCIs son descritas como ‘cerradas’. En una unidad cerrada el especialista en cuidados intensivos adquiere el papel de médico principal y el doctor primario del paciente aquel que lo trato en etapas previa al estado crítico actúa como médico consultor.

En nuestro país la mayoría de UCIs son cerradas y en la mayoría de Hospitales son los intensivistas los encargados del manejo de los pacientes críticos. Otros países tienen Unidades de Cuidados Intensivos ‘abiertas’, donde el doctor primario elige admitir y toma las decisiones. Hay una creciente evidencia de que las Unidades de Cuidados Intensivos cerradas ocupadas por Intensivistas proporcionan mejores resultados para los pacientes

¿Qué pasa cuando no hay camas disponibles en las UCIS?

Los pacientes críticos no deben permanecer en áreas hospitalarias donde no hay personal especializado en Cuidados Intensivos ni equipo tecnológico-biomedico que permita mejorar sus condiciones de sobrevida.  Cuando no hay cama disponible el médico intensivista programado de turno evalúa al paciente y deja indicaciones y pautas de manejo inicial hasta que se disponga de cama en UCI.

En algunos hospitales se dispone de planes de contingencia de atención de pacientes críticos formulados y dirigidos por los Servicios de Cuidados Intensivos como UCI Extendida en ambientes  habilitados  con el soporte tecnológico-biomedico requerido y con los recursos humanos médicos y de enfermería-técnico especializado en Medicina Intensiva. La contingencia de manejo de pacientes críticos fuera de las UCIS es una medida temporal que permite resolver un problema y atender un paciente crítico y dar una atención oportuna.

¿Qué pacientes no se benefician  de pasar a las Unidades de Cuidados Intensivos?

No se benefician de pasar a los Servicios o Unidades de Cuidados Intensivos los pacientes que se encuentran con enfermedades terminales o muy graves cuyo sistema fisiológico ha claudicado en forma irreversible a la terapia instalada y no han podido ser estabilizados, en estos pacientes el soporte intensivo tecnológico-biomedico solo prolongaría su agonía.

Tampoco se benefician de las UCIs pacientes muy estables que no requieren de soporte tecnológico-biomédico artificial y muy probablemente solo requieren monitoreo de sus funciones vitales  con menor frecuencia.

Estos pacientes que no son tributarios de Unidades de Cuidados Intensivos deben ser atendidos como manejo paliativo en sus servicios de origen o en unidades de cuidados especiales.